Aparato Reproductor – Masculino y femenino

El aparato reproductor es el único sistema del cuerpo humano que está destinado exclusivamente a asegurar la continuidad de la especie humana.

Por eso, los aparatos reproductores masculino y femenino están perfectamente diseñados para trabajar de forma conjunta en el proceso reproductivo humano que consiste en la fecundación de un óvulo (aparato reproductor femenino) con un espermatozoide (aparato reproductor masculino).

El proceso reproductivo consiste en la fecundacion de un óvulo con un espermatozoide.

Los genitales internos y externos, las hormonas y las glándulas de los dos sistemas reproductivos desempeñan una labor decisiva para que comience ese proceso, dando pie al desarrollo del feto para que pueda culminar con el nacimiento de un nuevo lactante.

Aparato Reproductor Masculino

Partes del aparato reproductor masculino

El sistema reproductor masculino está formado por órganos genitales internos y externos cuya función es crear, almacenar y conducir a los espermatozoides para la reproducción del ser humano.

Órganos genitales internos

LOS TESTÍCULOS

Los testículos, los órganos principales del sistema reproductor masculino, son glándulas reproductoras que están fuera de la cavidad de este sistema alojados dentro de la bolsa escrotal o escroto.

Su importancia reside en que son los responsables de producir espermatozoides (de 1oo a 200 millones cada día) para la reproducción y liberar la testosterona (hormona sexual masculina) hacia el riego sanguíneo para el correcto funcionamiento morfológico, metabólico y psíquico del hombre.

EL EPIDÍDIMO

El epidídimo es una estructura situada en la parte posterosuperior (posición posterior y superior) de los testículos. Tiene forma de tubo que, como si de un intestino minúsculo se tratase, al estirarlo podría alcanzar hasta los 6 metros.

Al epidídimo llegan los espermatozoides creados en los testículos, aquí maduran y se almacenan hasta que son liberados por los conductos deferentes.

LOS CONDUCTOS DEFERENTES

Los conductos deferentes son 2 conductos de unos 45 cm situados detrás del epídimo que permiten que los espermatozoides sean expulsados.

Estos conductos se unen y pasan por la uretra, conducto que expulsa el semen y la orina a través del pene.

También conocidos como vasos deferentes, son los que se intervienen en una vasectomía para que los espermatozoides no viajen al exterior y así, evitar la reproducción humana.

LAS VESÍCULAS SEMINALES

Los espermatozoides necesitan de en un fluido nutritivo que les permita permanecer “vivos” durante el tiempo suficiente como para poder llegar al óvulo y fecundarlo.

Ese fluido es el semen que contiene los espermatozoides, nutrientes como la fructosa y otros fluidos de las glándulas reproductoras masculinas y encimas como proteínas, ácido cítrico o potasio.

EL CONDUCTO EYACULADOR

Las vesículas seminales se unen a los conductos deferentes y forman el denominado conducto eyaculador, que va a través de la próstata y desemboca en la uretra para permitir el paso de semen hasta fuera del cuerpo masculino, proceso comúnmente conocido como eyaculación.

LAS GLÁNDULAS DE COWPER O GLÁNDULAS BULBOURETRALES

Son dos glándulas situadas detrás de la próstata y segregan el líquido pre-seminal, cuyas funciones son lubricar el pene para facilitar su introducción en la vagina y eliminar la orina de la uretra para limpiarla de su acidez.

El líquido pre-seminal puede contener espermatozoides, pero no son aptos para la reproducción ya que este líquido no contiene los mismos nutrientes que el semen.

LA PRÓSTATA

La próstata está situada entre la vejiga y la uretra, ejerce presión sobre los conductos eyaculadores para expulsar el semen desde la uretra hasta el pene, y presionar la salida de la vejiga para evitar que el pis salga mientras se mantiene relaciones sexuales.

Por ello si se agranda o inflama trae problemas de próstata que dificultarán la micción y la eyaculación.

LA URETRA

La uretra es un conducto que va desde la vejiga hasta el pene, cuyo papel es conducir el semen desde el conducto eyaculador y la orina desde la vejiga, hasta el pene para que puedan ser expulsados.

Es el único órgano que comparten el sistema urinario y el sistema reproductor en el cuerpo humano.

Órganos de los genitales externos

EL ESCROTO

El escroto es la bolsa donde están situados los testículos, localizada fuera del sistema reproductor masculino. Está formado por 6 capas: la túnica vaginal, la túnica fibrosa, el músculo cremáster, la fascia de Cooper, el dartos y la piel.

Su función principal es mantener la temperatura entre uno y dos grados inferior a la corporal que es de 37º, es decir, entre los 35º y 36º puesto que es la ideal para producir, conservar y madurar los espermatozoides.

Esto es posible gracias a el dartos, la penúltima capa del escroto, que
acerca y aleja los testículos al abdomen para proporcionarles más o menos temperatura.

EL PENE

El pene es el último órgano que interviene en los sistemas reproductor y urinario, ya que es el encargado de excretar la orina y el semen mediante la micción y la eyaculación respectivamente.

Está formado por músculos, arterias, nervios… que se contraen y llenan de sangre con la excitación sexual, provocando la erección que permitirá su introducción en la vagina para facilitar las relaciones sexuales.

El aparato reproductor masculino tiene la función de crear, almacenar y conducir a los espermatozoides al óvulo femenino.

Aparato Reproductor Femenino

Partes del aparato reproductor femenino

Aparato Reproductor Femenino

El sistema reproductor femenino es el responsable de crear óvulos, recibir espermatozoides para que los fecunden y crear el entorno idóneo para que, de esa fecundación, se desarrolle un embrión y así culminar con el objetivo principal del aparato reproductor: perpetuar la raza humana.

Órganos genitales internos

OVARIOS

Los ovarios son el órgano más importante del aparato reproductor femenino, porque son los encargados de crear los óvulos que son las células reproductivas que, fecundados, darán pie a una nueva vida.

En los ovarios maduran los ovocitos hasta convertirse en óvulos, que viajan a través de los oviductos o trompas de falopio hasta el útero.

TROMPAS DE FALOPIO

Fueron descubiertas por Gabriele Fallopio en el siglo XVI, de ahí su nombre, y son primordiales puesto que facilitan el camino de los espermatozoides para fecundar el óvulo, y aporta líquidos con los nutrientes necesarios para que si éste es fecundado, se forme el cigoto.

Básicamente son el conducto que comunican los ovarios con el útero, por donde se traslada el óvulo, que si no es fecundado se descompone y da pie a la menstruación.

ÚTERO O MATRIZ

El útero es el receptor del óvulo, que si está fecundado, se implantará en sus paredes (también conocidas como endometrio) donde se desarrollan la placenta, las glándulas y los vasos sanguíneos que ayudarán a la correcta formación del cigoto y a alimentar al feto mientras se desarrolla.

CÉRVIX O CUELLO UTERINO

El cérvix está entre el útero y la vagina, su misión es permitir el paso de los espermatozoides hasta las trompas de falopio y la salida de la sangre durante la menstruación.

Es un órgano compuesto de fibras y músculos que normalmente mide 4 cm de longitud, pero que puede alcanzar los 10cm dilatándose durante el parto para ayudar a que salga el bebé.

Órganos genitales externos

VAGINA

La vagina es el órgano que conecta el interior de los genitales internos femeninos con el exterior, recubierto de membranas que protege el resto de órganos de infecciones y agentes externos que puedan dañarlos.

Es el orificio por el que se excreta la menstruación y por el el que sale el bebé
en el parto, además está protegido por el himen desde el nacimiento de la mujer, una membrana protectora que suele romperse por actividades deportivas, con la penetración del pene o por el uso de tampones.

VULVA

Es el órgano del sistema reproductor femenino más externo que comprende el monte de Venus, los labios internos y externos, el clítoris y el vestíbulo vulvar donde empieza la vagina.

Ofrece protección a todo el aparato reproductor limpiando los líquidos de la vagina y lubricación al estimular su sistema nervioso para facilitar la entrada del pene en el coito.

El sistema reproductor con los aparatos reproductores masculino y femenino son los encargados del proceso reproductivo humano.

Continúa conociendo el Cuerpo Humano…