Sistema Óseo o Esqueleto Humano

El Sistema Óseo o Esquelético esta formado por todos los huesos y cartílagos, y junto con el Sistema Muscular y Nervioso permiten la función motora del cuerpo humano.

¿Cuantos huesos tiene el esqueleto humano?

Un individuo adulto tiene entre 206 y 210 huesos unidos por ligamentos y formados por 2 tipos de tejido:

Médula: en el centro de los huesos está la médula, es la cavidad donde se forman los glóbulos blancos o leucocitos, los glóbulos rojos o eritrocitos y las plaquetas.

Tejido Óseo: es lo que envuelve la médula para protegerla y está compuesto por 2 tipos:

  • Tejido Esponjoso: la parte más interior del hueso, formado por laminillas de grasa y células óseas compuestas por un 25% de agua y un 30% de materia orgánica. Es un tejido poroso con forma de esponja que está revestido por una capa externa.
  • Tejido Compacto: zona exterior del tejido óseo, es como una sustancia inerte compuesta por minerales (45% de fosfao y calcio) que les da ese cuerpo rígido y duro a los huesos. Tiene orificios minúsculos que funcionan como canales para vasos sanguíneos y nervios que comunican el tejido esponjoso con el exterior.

Esqueleto humanoLos huesos viven un constante intercambio de esas materias (cada seis meses aproximadamente los tejidos óseos se renuevan) desde el nacimiento del feto hasta la muerte del cuerpo humano, que va ganando y perdiendo capacidad de reemplazar iones de fosfato y calcio a través del Sistema Digestivo, por eso tanto en la infancia, como en el embarazo y la vejez hace falta un suministro extra de calcio en la alimentación.

Y son precisamente la alimentación y las hormonas, las que regulan el mantenimiento óseo y contribuyen a su formación en el proceso de osificaicón.

Proceso de osificación

En el útero se da el proceso de osificación, que consiste en la formación de cartílagos gracias al calcio y otras sales que les van dando consistencia hasta convertirlos en huesos.

Al nacer, el hueso está casi formado excepto en sus extremos que tiene el cartílago de crecimiento, que irá madurando y endureciéndose pero permite que el individuo crezca y se alargue casi hasta los 20 años.

Por esa razón, cuando el cuerpo humano está en su etapa inicial tiene casi 350 huesos, cantidad que disminuye en su etapa adulta, hasta las 206 unidades, limitando el cartílago a las orejas y la punta de la nariz.

En este proceso intervienen 2 tipos de células óseas:

  1. Osteoblastos: células que llevan el calcio a los huesos para formar el tejido óseo, son los dominantes en la etapa más joven del cuerpo humano y tienen un papel fundamental tanto en evitar fracturas como en la cura de las mismas.
  2. Osteoclastos: células que reabsorben ese calcio pero de forma controlada para que no exceda su tamaño. Son protagonistas en la etapa de envejecimiento u osteoporosis de los huesos, aumentan su fragilidad y quebrantabilidad, por lo que en etapas anteriores es trascendental acumular suficiente calcio y minimizar sus efectos.

Por otro lado, los huesos pueden clasificarse en huesos cortos y huesos largos, y será éste proceso de osificación el que determine sus partes.

Tipos de huesos

Los diferentes tipos de huesos son:

Huesos largos

Huesos sobre los que predomina el largo sobre el ancho (extremidades), y por el proceso de osificación se dividen en 2 partes:

  • Epífisis: extremos del hueso y parte más esponjosa, la que al principio es cartílago y va evolucionando durante el envejecimiento del individuo.
  • Diáfisis: tronco del hueso y parte más compacta, en cuyo centro está el canal medular, donde está el tejido esponjoso.
  • Placa de crecimiento o epifisiaria: zona transitoria de la epífisis a la diáfisis, es hasta donde llegaría el cartílago en la etapa inicial de crecimiento del individuo o la osificación, que va desapareciendo cuando éste llega a los 20 o 26.

Huesos cortos

Son huesos más pequeños, con mayor proporción de tejido esponjoso y capa más fina de tejido compacto.

Podemos encontrarlos en pies, manos, sesamoideos (están dentro de los tendones y los fortalecen, como el de la rótula). Permiten movimientos más precisos.

Huesos planos

Son delgados, aplastados y curvos, se desarrollan por una red fibrosa en la osificación y no por cartílago, tiene mayor porcentaje de tejido compacto por fuera y muy poco tejido esponjoso por dentro.

Podemos encontrarlos en el cráneo, el esternón, la escápula y las costillas.

Huesos irregulares

Tiene forma singular y única, como las vértebras o la pelvis.

Funciones del Sistema Óseo o del Esqueleto

Las funciones del esqueleto humano son de soporte, de protección, de movimiento y de almacenamiento.

  1. Soporte: es una estructura rígida que sostiene a todos los tejidos y órganos blandos del cuerpo humano.
  2. Protección: proporciona seguridad a los órganos actuando como armadura.
  3. Movimiento: junto con el Sistema Muscular contribuyen a las funciones motoras del cuerpo humano.
  4. Almacenamiento: su estructura interna acumula sales minerales como el fósforo, calcio, bicarbonato y sodio.

Huesos del cuerpo humano

Los huesos del cuerpo humano pueden clasificarse en la parte axial y la parte apendicular:

Axial

La parte axial comprende 80 huesos de la cabeza y el tronco:

  • Cráneo
  • Mandíbula
  • Esternón
  • Costillas
  • Columna Vertebral
    • Vértebras Cervicales
    • Vértebras Dorsales
    • Vértebras Lumbares
    • Sacro
    • Cóccis/Cóxis

Apendicular

La parte apendicular la componen 126 huesos de la cintura escapular, los brazos, antebrazos, manos, cintura pélvica, muslo, pierna y los pies.

  • Hombro
  • Clavícula
  • Omoplato
  • Húmero
  • Cúbito
  • Radio
  • Carpos
  • Metacarpos
  • Falanges
  • Pelvis
  • Fémur
  • Rotula
  • Tibia
  • Peroné
  • Tarsos
  • Metatarsos
  • Falanges pies

ATENCIÓN: El Sistema Óseo esta compuesto por 206 / 210 huesos, en este artículo solo hemos enumerado los más importantes.

Somos algo más que huesos