Sistema Locomotor – Funciones, Órganos y Sentidos

El Sistema Locomotor es el encargado de dar movilidad al cuerpo humano, pero esto no sería posible sin los estímulos nerviosos y las estructuras musculares y óseas; por lo tanto el aparato locomotor necesita el trabajo en equipo de otros tres sistemas:

 

El individuo recibe información del entorno a través de los sentidos, esa información llega al cerebro en forma de señales eléctricas y emite una respuesta en forma de movimiento coordinado. Pero esos movimientos siempre tendrán un objetivo relacionado con la necesidad, ya sea de supervivencia, alimento o consecución de objetivos, por lo que el Aparato Locomotor interactúa también con otros sistemas como el endocrino o el inmunológico.

Por ejemplo el acto reflejo de retirar la mano al acercarse a una llama para evitar una quemadura, o coger una manzana para comerla e incluso abrazar a otra persona con los brazos para reconfortarla.

 

Funciones del Sistema Locomotor

La función global del sistema locomotor es la interacción con el entorno y otorgar respuesta a los estímulos que recibimos de él.

Y como consecuencia de esa respuesta nacen otras funciones secundarias como:

  • Sostener el cuerpo humano otorgándole equilibrio.
  • Evitar la rigidez física dando movimiento del esqueleto y los músculos.
  • Proteger los órganos gracias a la carcasa ósea y el sistema muscular que les da sujeción.

 

Órganos del Sistema Locomotor

Los órganos del aparato locomotor humano funcionan por estímulos que fisiológicamente son impulsos nerviosos que inducen una respuesta en una parte del cuerpo.

Debido a todos los otros sistemas que intervienen con él, podemos clasificarlos en 2 grandes grupos basándonos en la interacción con el entorno:

Órganos Sensoriales

Los órganos sensoriales u órganos sensitivos son los que permiten percibir los sentidos y se encargan de realizar un proceso fisiológico en el que convierten la información recibida de estímulos del exterior en información nerviosa, que es organizada e interpretada por las neuronas sensitivas.

 

Las neuronas sensitivas reciben estímulos del exterior, los convierten en información y la hacen llegar a través de las neuronas transmisoras de dentro Sistema Nervioso Central, donde finalmente se da la respuesta motora del cuerpo humano.

Los sentidos del ser humano son:

Sentido del Oído y Equilibrio

El oído externo recibe ondas sonoras que las transporta hasta el tímpano, llegando al oído medio que amplifica esa señal y la lleva hasta el oído interno que se encuentra en hueso temporal, donde se procesan la audición y el equilibrio.

Dentro de esa estructura ósea se encuentran células receptoras que forman el nervio auditivo que es quien envía al cerebro impulsos eléctricos de audición mediante su rama coclear y de equilibrio a través de su rama vestibular

Sentido de la Vista

Los rayos de luz (longitudes de onda del espectro electromagnético) pasan a través del cristalino del ojo y se desvían mediante el fenómeno de refracción por la córnea, pasando a través del ojo y proyectando una imagen invertida en la retina.

Ésta la componen 120.000.000 de bastones y 5.000.000 de conos, células fotoreceptoras que generan impulsos nerviosos que llegan al cerebro, éste los procesa en el lóbulo parietal, lóbulo temporal y lóbulo occipital formando la imagen completa en unas 3 milésimas de segundo.

 

Sentido del Olfato

El sentido del olfato tiene 2 vías para recibir y emitir información:

  1. Vía Nasal: percibe sustancias volátiles a través de los orificios nasales.
  2. Vía Retronasal: percibe información olfatoria cuando comemos alimentos por la zona donde se unen las fosas nasales y la faringe del Sistema Respiratorio.

Las moléculas de olor entran en contacto con la mucosa olfatoria, llena de quimioreceptores que envían los estímulos mediante las neuronas olfatorias que componen el nervio olfatorio, que transporta la información por el epitelio y los axones hasta el bulbo olfatorio, encargado de transmitir la información del olor al cerebro.

Sentido del Gusto

En la lengua están repartidas las papilas gustativas. Cada una de ellas tiene un bulbo sensible a cada gusto básico: dulce, ácido, salado y amargo.

Los bulbos están compuestos por células que procesan los componentes químicos de los alimentos y envían esa información a través del Sistema Nervioso central hasta el encéfalo que descifrará esa información obteniendo un gusto concreto.

Sentido del Tacto

En la piel hay neuronas modificadas que actúan como mecano-receptores (captan y envían información sobre la presión o la textura), quimio-receptores (captan y envían información sobre las sustancias irritantes o relajantes) y termo-receptores (captan y envían información sobre la temperatura), que pasarán la información de los estímulos hacia el encéfalo.

 

El impulso nervioso irá de neurona a neurona hasta el lóbulo parietal, donde se haya el córtex somatosensorial que se encarga de procesar la información del tacto.

Órganos Motores

Las neuronas efectoras o motoras son las encargadas de llevar la información que llega al Sistema Nervioso Central, hacia los músculos o las glándulas provocando su respuesta motora.

El músculo efector se contrae y pone en marcha todo el engranaje de movimiento de nuestro cuerpo.

 

Para que el Sistema Nervioso actúe sobre el músculo tiene que pasar por 2 tipos de neuronas motoras:

  1. Neurona Motora Superior: su soma o cuerpo está en la corteza cerebral y su axón o cable llega hasta la médula espinal, donde se encuentra con la Neurona Motora Inferior. La superior da la orden y la inferior la acata y pone en marcha.
  2. Neurona Motora Inferior: este tipo de neurona sale de la médula espinal para convertirse en el nervio que pueda activar el músculo. Sin ella los músculos estarían “muertos” pero relajados, sin embargo, si faltase la motora superior el músculo quedaría rígido sin poder articular el sistema esquelético.

El equipo del Sistema Locomotor

Como hemos comentado al principio el Sistema Locomotor no realiza sus funciones solo, sino que necesita de la actividad de otros tres sistemas: